Trasladarse al extranjero es una aventura estimulante llena de nuevas experiencias y oportunidades.

Sin embargo, en medio de la emoción, a menudo hay una soledad subyacente, la necesidad de conexión y un sentido de pertenencia.

Especialmente como expat, a menudo estás intentando integrarte, ¿verdad?

Intentas aprender esta nueva cultura, este nuevo idioma para integrarte en el entorno en el que te encuentras.

Entablar amistades como expat puede ser a la vez difícil y gratificante, ya que descubrimos puntos en común y nos enfrentamos a la realidad de las diferencias culturales. Estas dificultades pueden reforzar nuestro sentimiento de soledad.

En este artículo quiero explorar el viaje de conectar con otros expats, la importancia de encontrar una comunidad, y la significancia de permanecer fieles a nosotros mismos mientras navegamos por las complejidades de la lengua y la integración y el impacto que tiene en nuestros sentimientos de soledad.

La complejidad de las diferencias culturales y las barreras lingüísticas

Las diferencias culturales entre nuestro país de origen y el de acogida pueden influir significativamente en nuestra capacidad para establecer vínculos significativos.

De Viena a Valencia (según mi experiencia), o cualquier otra transición transcultural, cada lugar aporta su propio conjunto de normas, valores y dinámicas sociales.

El contraste de «calidez» o «frialdad» cultural puede influir en la facilidad con la que nos integramos y nos relacionamos con los lugareños.

Como expats, podemos sentir que las barreras lingüísticas complican aún más el proceso, ya que las interacciones sociales y las amistades a menudo dependen de una comunicación eficaz.

Mientras que a algunos expats les resulta más fácil relacionarse con otros expats que hablan su lengua materna, forjar lazos con los autóctonos puede ser más difícil debido a las diferencias lingüísticas.

Estas complejidades de las barreras culturales e idiomáticas pueden ser un gran obstáculo a superar en su viaje de expatriación.

Navegando la soledad como expat: Encontrar amistades auténticas en el extranjero

Mi experiencia con la soledad como expat

Como expat, pasé por un intenso periodo de soledad.

No me sentía parte de Austria. Y empecé a preguntarme por qué, ¿qué hago aquí? No tengo trabajo, no tengo amigos y mi relación no estaba en el mejor momento.

No hablaba de mi soledad con nadie. Estaba resentida con todo el mundo. Me sentía sola, así que era culpa de los demás. Cuando hablaba con la gente de Chile, por supuesto, todo iba bien. Mi vida era perfecta.

No quería que pensaran o vieran que estaba triste porque eso les preocuparía.

Mientras tanto, en Viena, rechazaba a cualquiera porque no le veía sentido. Era como un aislamiento activo por mi parte.

Ese fue mi punto más bajo.

Fue muy difícil y me costó mucho trabajo salir de allí porque me sentía muy, muy deprimida.

Pero la soledad no dura para siempre.

En mi experiencia, fue porque comencé a hablar de ello cuando empecé a trabajar para mejorar. Escribía todos esos sentimientos y pensamientos en un diario, y comencé a sentirme más aliviada al respecto.

Después, cuando me sentí preparada, hablé con mi gente en Chile, con mis amigos.

Ese fue el comienzo de mi mejoría.

Cómo navegar por la soledad y encontrar tus conexiones en el extranjero

Cuando un expat siente la soledad, pueden colarse los «debería».

Debería contactar con más gente. No debería sentirme tan solo aquí. Debería presentarme a la gente todo el tiempo. Quieres causar una buena impresión, ¿verdad? Así que te comportas tal vez de una manera que crees que gustará a los demás.

Si no cumples tus propias expectativas te sientes más solo porque estás frustrado y sientes que no eres lo suficientemente bueno para esa gente.

Es como un círculo vicioso.

Pero es muy complicado salir de ahí porque te estás exigiendo mucho. Cuando no consigues lo que quieres en cuanto a conocer gente, crees que es culpa tuya, y la sensación de aislamiento es peor.

Navegando la soledad como expat: Encontrar amistades auténticas en el extranjero

Entonces, ¿cómo navegar por estos intensos sentimientos de soledad como expat?

La soledad suele instalarse en los expats una vez que pasa la emoción inicial y se asimila la realidad de estar lejos de casa. Es esencial ser pacientes con nosotros mismos y perseverantes en nuestros esfuerzos por conocer gente nueva a nuestra manera.

Abrázate a ti mismo:

Suena a cliché, pero sé tú mismo, sé como eras en casa. Intentar integrarse en la cultura local es un deseo natural de muchos expats. Sin embargo, es crucial no perder de vista quién eres y los aspectos de tu personalidad que te hacen único.

Abraza tu verdadero yo, incluso si eso significa desviarse de las normas culturales o las expectativas sociales. La autenticidad atrae a personas afines que nos aprecian por lo que somos.

Persigue tus pasiones:

Participar en actividades y aficiones que nos gustan es una forma excelente de conocer a personas que comparten nuestros intereses. Ya sea uniéndose a un club o participando en actividades culturales, encontrar comunidades centradas en nuestras pasiones puede crear una base sólida para establecer conexiones. Incluso si tus aficiones son solitarias, por ejemplo la lectura. Podrías unirte a un club de lectura, leer el libro en solitario y luego reunirte con el grupo para comentarlo.

Apertura:

Ampliar nuestros círculos sociales requiere que estemos abiertos a conocer gente nueva, aunque no se ajuste a nuestras expectativas iniciales. La gente puede sorprendernos y pueden surgir amistades inesperadas. Dar a los demás una segunda oportunidad e invertir tiempo en conocerlos puede dar lugar a conexiones satisfactorias.

Celebra tus imperfecciones lingüísticas:

Hablar un idioma con fluidez no es un requisito previo para entablar relaciones significativas. Cometer errores al hablar la lengua local es natural y no debe disuadirnos de intentar comunicarnos. Las personas que realmente quieren conectar con nosotros harán un esfuerzo por entendernos, independientemente de las barreras lingüísticas.

Navegando la soledad como expat: Encontrar amistades auténticas en el extranjero

Superar los momentos bajos de soledad

La vida de expat tiene sus altibajos, y la soledad puede alcanzar a veces su punto álgido.

¿Cómo podemos navegar estos picos?

  • Llevando un diario
  • Compartiendo con los amigos en casa y la familia
  • Hablar con los que te rodean en donde vives
  • Aprende lo que quieres

Es esencial reconocer y abordar estos sentimientos buscando el apoyo de amigos de confianza, familiares o un psicólogo para expats.

Compartir nuestras luchas con los demás puede aliviar la carga y ayudarnos a encontrar estrategias para superar la soledad.

Como psicóloga con años de experiencia trabajando con expats, comprendo los retos únicos a los que se enfrentan.

Sé que vivir como expat puede ser una experiencia difícil y abrumadora, pero no tienes por qué luchar solo contra la soledad u otras dificultades emocionales.

Buscar ayuda es el primer paso hacia la curación. Reserva una consulta conmigo hoy, y podemos trabajar juntos para desarrollar estrategias y mecanismos de afrontamiento para ayudarte a navegar la experiencia expat.

¿Quieres ver cómo puedo ayudarte? ¡Revísalo aquí!

Reserva una consulta gratuita de 30 minutos conmigo y trabajemos juntas para reducir y prevenir los conflictos que surgen en tus relaciones con tus seres queridos. ¡Hazlo aquí!

¿Todavía no estás segura de dar el siguiente paso? ¡Comprueba los testimonios de mis clientas o reserva tu cupo en mi Workshop (en inglés) para decirle adiós a las creencias limitantes de tu vida en el extranjero!

Estoy contigo,
Gabriela

Si eres una mujer expat que quiere vivir una vida internacional feliz, exitosa y realizada, Gabriela es la Psicóloga y Mentora que necesitas.

Ella te ayuda a recuperar la confianza en ti misma y a diseñar tu vida expat en tus propios términos. Gabriela tiene más de 20 años de experiencia profesional, habla 3 idiomas (a veces en una sola frase, ¡como tú!) y ha apoyado a más de 400 expatriados a superar la ansiedad y el burnout, a construir relaciones significativas y a disfrutar de su vida internacional, estén donde estén, vayan donde vayan.

Gabriela asesora a mujeres expatriadas en español, inglés y alemán.