Convertirse en expat está lleno de una intrincada red de emociones que entran en esos primeros días y semanas. Como psicóloga especializada en expats, sé que puedes pasar de la emoción inicial a sentirte abrumado por los retos y los cambios culturales en esas primeras semanas.

Empecé mi propio viaje de expatriación hace más de 14 años, cuando me mudé a Viena y más tarde a España.

Recuerdo esos primeros días llenos de emoción. Mi primera semana fue un poco diferente, ya que poco a poco me fui dando cuenta de la realidad.

Más allá de la fase de luna de miel, la primera semana se convirtió para mí en un laberinto burocrático. Como inmigrante no europea, obtener una prórroga de visado se convirtió en una tarea crucial, pero difícil. Navegar por una serie de oficinas y procedimientos complejos iluminó los retos y frustraciones inherentes a la obtención del derecho a permanecer en un nuevo país. Eso es lo que más recuerdo de mis primeras semanas como expat.

Cada uno tiene su propia experiencia, pero hay emociones comunes que todos sentimos como expats y que es importante explorar, nombrar y aceptar.

Convertirse en expat: Navegando por el paisaje emocional de la vida expat

Resolviendo los retos de las primeras semanas

Es muy interesante cómo te sientes en esas primeras semanas. Es como si te sacaran de tu realidad y te metieran en una nueva y todo fuera parecido, pero muy diferente. En medio de esa emoción empiezas a desentrañar los retos que te plantea convertirte en expat.

Los cambios culturales

Esos cambios para mí entre Chile, Austria y luego España presentaron dinámicas fascinantes. Pasar del ambiente relajado de Latinoamérica al estructurado de Austria supuso un choque cultural. Sin embargo, el regreso a un entorno más latino en España introdujo una sensación de familiaridad, pero fue un poco como un choque cultural de nuevo en el sentido de, OK, estoy de vuelta a Chile en cierto modo.

La dinámica en las parejas expat

El traslado a España, junto con mi ex-pareja, añadió una capa de complejidad a la experiencia de expatriación. La transición entre el papel de líder a un esfuerzo de colaboración planteó tanto oportunidades como desafíos en nuestra relación. La dinámica de ser un expat experto frente a un local añadió una capa adicional a nuestra relación.

Pérdida de identidad

Trasladarse a cualquier parte puede suponer cierta pérdida de identidad; mudarse a un país completamente distinto, con un idioma y una cultura diferentes, significa que tienes que forjar tu propia identidad como expat. Cuando me mudé a Austria supe que tenía que reconstruir mi identidad en un nuevo país, en un nuevo entorno. Así que absorbí partes de la cultura, cómo hacían las cosas, cómo era la vida durante años. Es el principio de volver a ti en cierto modo a través del entorno exterior.

Estos son sólo tres de los retos que no sólo yo, sino otros expats a los que ayudo, desentrañan a medida que crecen en su vida expat.

Convertirse en expat: Navegando por el paisaje emocional de la vida expat

La rueda emocional de la vida expat

De mis experiencias y de los muchos expatriados con los que he trabajado a lo largo de los años, he aprendido que aunque nuestras experiencias son únicas, hay emociones comunes que vienen con ser un expatriado que se enfrenta a estos desafíos.

A través del espectro emocional de la vida expat, surgen tres emociones predominantes:
Culpa – porque dejé atrás a mis padres, porque no estoy a la altura de las expectativas mías o de los demás. Culpabilidad porque no estoy aprovechando la oportunidad que se me presenta al estar aquí, especialmente en países del primer mundo como Austria.
Envidia – provocada por las comparaciones. Que otra persona hable el idioma, que tenga amigos y yo no tenga amigos o no tenga éxito.
Soledad – puedes estar solo en tu jaula de oro, o puedes estar solo en una situación muy precaria.

Estos entresijos emocionales suelen estar ocultos bajo la superficie. También se perciben como emociones negativas. Pero todas son normales, están ahí para enseñarte algo.

Convertirse en expat: Navegando por el paisaje emocional de la vida expat

Cómo afrontar los retos de tu viaje como expat

La vida expat es un reto. Pero, en momentos de turbulencia emocional, volver a conectar con las razones por las que te convertiste en expat se convertirá en un salvavidas.

¿Por qué te mudaste?
¿Por qué tomaste la decisión?
¿Cuál es tú porqué?

Colocar recordatorios visuales en notas autoadhesivas en tu habitación, en el salón, donde tú elijas, puede servirte de ancla. Están ahí para recordarte el panorama general y ayudarte a mantener la perspectiva en medio de las muchas emociones que puedes estar experimentando, especialmente cuando empiezas a preguntarte por qué estoy haciendo esto, por qué me estoy poniendo en esta situación.

Aferrarte a ese por qué en los momentos más difíciles puede ayudarte a mantener ese norte. Las emociones llegarán, serán desafiantes y no se parecerán a nada que hayamos experimentado antes a este nivel.

Mientras navegas por las complejidades, recuerda el «por qué» que te impulsa a seguir adelante, busca ayuda cuando la necesites y crea una comunidad de apoyo para prosperar en el siempre cambiante panorama de la vida expat.

La vida expat no es sólo un traslado físico, es un profundo viaje emocional y psicológico que reconfigura tu identidad y tu perspectiva.

Sientas lo que sientas, no te escondas. No te reprimas. No te avergüences de sentir lo que sientes. Pide ayuda si la necesitas. Sé que vivir como expat puede ser una experiencia difícil y abrumadora, pero no tienes por qué luchar solo.

Reserva una consulta conmigo hoy mismo y podremos trabajar juntos para desarrollar estrategias y mecanismos de afrontamiento que te ayuden a navegar por tu experiencia como expat.

¿Quieres ver cómo puedo ayudarte? ¡Revísalo aquí!

Reserva una consulta gratuita de 30 minutos conmigo y trabajemos juntos para reducir y prevenir los conflictos que surgen en tus relaciones con tus seres queridos. ¡Hazlo aquí!

¿Todavía no estás seguro de dar el siguiente paso? ¡Comprueba los testimonios de mis clientes o reserva tu cupo en mi Workshop (en inglés) para decirle adiós a las creencias limitantes de tu vida en el extranjero!

Estoy contigo,
Gabriela

Si eres expat y quieres vivir una vida internacional feliz, exitosa y realizada, Gabriela es la Psicóloga y Mentora que necesitas.

Ella te ayuda a recuperar la confianza en ti y a diseñar tu vida expat en tus propios términos. Gabriela tiene más de 20 años de experiencia profesional, habla 3 idiomas (a veces en una sola frase, ¡como tú!) y ha apoyado a más de 400 expats a superar la ansiedad y el burnout, a construir relaciones significativas y a disfrutar de su vida internacional, estén donde estén, vayan donde vayan.

Gabriela acompaña a expats en español, inglés y alemán. También ofrece talleres y charlas a empresas.