¿Qué se necesita para construir una nueva vida en un nuevo país? ¿Qué hay que hacer para pasar de la búsqueda a la prosperidad? ¿Qué demonios es el choque cultural?

 

Yo fui una expat por amor.

 

Conocí a mi ex-pareja en Chile mientras él daba la vuelta al mundo.

 

Estuvimos juntos cuatro meses en Chile. Y luego él siguió viajando. Hasta que dos años después nos reencontramos en Viena.

 

¿Cuál fue el proceso de reflexión cuando decidí convertirme en expat?

 

Cuando decides que vas a ser un expat, ¿hay muchas idas y venidas entre tú y tu familia? ¿O sólo fue una decisión entre los dos involucrados?

 

Para mí fue una decisión entre los dos porque siempre he sido exploradora y aventurera. Así que, en realidad, mi familia no se sorprendió cuando les dije: ok, me mudo. Me voy a Viena. Ya me había pasado un año viajando, sabían que tarde o temprano me iba a mudar de todos modos.

 

Mi en ese entonces pareja fue la “excusa” para mudarme al extranjero. PERO si no lo hubiera conocido, tal vez dos años más tarde, me habría trasladado de todos modos, en algún lugar aquí en Europa.

 

Así que el proceso de reflexión fue en realidad muy simple. Me preocupaba más la relación per se que el hecho de mudarme.

 

Convertirse en expat

Él lo organizó todo, y todo salió muy bien. Claro, hubo algunas cosas “interesantes”. Cinco días después de casarnos, la policía estaba en nuestra casa, porque querían comprobar si estábamos realmente casados o éramos un matrimonio falso.

 

Así que entraron en la casa, empezaron a ver todas las habitaciones, como el baño, la cocina, la habitación principal, el salón y empezaron a hacer preguntas como: «¿Así que duermen juntos?», «¿Cuánto tiempo llevan aquí?», «¿Tu familia quiere venir aquí?». – Todas las preguntas, por supuesto, ¡en alemán!

 

Mi alemán era muy, muy básico. Fue una semana después de llegar a Austria, así que estaba muy nerviosa. Pero al final se alegraron de que esto fuera real.

 

Esto fue sólo una parte, y el comienzo de esas cuatro etapas del choque cultural:

  • Tienes la luna de miel, estás enamorado de todo
  • Luego pasas a la frustración.
  • A continuación, pasar a la adaptación y
  • Luego la aceptación.

 

Entonces, ¿cómo hacer frente a este choque cultural?

 

Es importante tener en cuenta que cada persona es diferente. Puede que haya alguna etapa que te pierdas, puede que no las pases en ningún orden, incluso puede que vuelvas a pasar por algunas de ellas antes de llegar a la aceptación.

 

Yo las experimenté todas una y otra vez, y una y otra vez. Fue un proceso realmente orgánico. La luna de miel fue muy corta. Fuimos a Venecia y tuvimos el típico sueño de luna de miel. Y luego volvimos a la realidad y a la fase de frustración.

 

Porque, por supuesto, no era como yo imaginaba que iba a ser.

 

El alemán es un idioma muy, muy difícil, sobre todo si haces la transición desde el español.

 

Por suerte, ya sabía inglés, pero aun así fue una bofetada en la cara.  Porque estaba segura de que después de seis meses dominaría el idioma. Pero después de seis meses seguía siendo difícil.

 

No podía encontrar trabajo porque no hablaba el idioma. Me resultaba difícil hacer nuevos amigos.

 

Incluso el clima me afectó. Siempre les digo a mis clientes que tengan en cuenta el tiempo, porque para mí fue un problema importante. El tiempo en Austria es muy diferente al de mi país de origen y al de Chile. Los inviernos son muy largos, muy fríos y muy grises. A veces el sol brillaba durante 10 días. No teníamos nada ni remotamente parecido al sol, así que fue un gran shock para mí. Ni me lo había planteado.

 

Son pequeñas cosas que te afectan y a las que no te das cuenta de que eres sensible hasta que estás en ese entorno.

 

Son todas esas pequeñas cosas.

Consejos para afrontar el choque cultural

1. Aprende sobre la nueva cultura.

2. Mantén la mente abierta.

3. Sé paciente contigo mismo y con los demás.

4. No olvides el pasado.

5. Mantén el contacto con tus seres queridos en casa.

6. Habla con un psicólogo para expats.

 

Después de experimentar la frustración, con el tiempo llegó la aceptación. Me sentí más feliz que nunca.

 

Tú también puedes lograr esa aceptación.

 

Si estás luchando con el choque cultural de convertirte en expat o con cualquiera de los efectos de mudarse y vivir en el extranjero, no estás solo y la buena noticia es que puedo ayudarte. ¿Quieres ver cómo? ¡Revísalo aquí!

Reserva una consulta gratuita de 30 minutos conmigo y trabajemos juntas para reducir y prevenir los conflictos que surgen en tus relaciones con tus seres queridos. ¡Hazlo aquí!

¿Todavía no estás segura de dar el siguiente paso? ¡Comprueba los testimonios de mis clientas o reserva tu cupo en mi Workshop (en inglés) para decirle adiós a las creencias limitantes de tu vida en el extranjero!

Estoy contigo,
Gabriela

Si eres una mujer expat que quiere vivir una vida internacional feliz, exitosa y realizada, Gabriela es la Psicóloga y Mentora que necesitas.

Ella te ayuda a recuperar la confianza en ti misma y a diseñar tu vida expat en tus propios términos. Gabriela tiene más de 20 años de experiencia profesional, habla 3 idiomas (a veces en una sola frase, ¡como tú!) y ha apoyado a más de 400 expatriados a superar la ansiedad y el burnout, a construir relaciones significativas y a disfrutar de su vida internacional, estén donde estén, vayan donde vayan.

Gabriela asesora a mujeres expatriadas en español, inglés y alemán.